ARTE AL LIMITE, June 2015

Arte, ahora

Por Javiera Romero M. / Chile. Imágenes cortesía de Biennale Ultracontemporary.

Ahora no es ayer. Para los creadores de la Bie- nal de Copenhague, el arte contemporáneo no es suficiente para lidiar con lo reciente. El “ahora”, para el artista danés-francés Thierry Geoffroy –también conocido como Colonel– y para la curadora danesa-yugoslava Tijana Mišković, se expresa a través del arte ultracontemporáneo, eje principal de la Bienal danesa. “Nuestro interés principal es el tiempo y la actualidad”, dicen los organizadores.

La Bienal de Copenhague crea un nuevo concepto y una perspectiva fresca sobre el arte actual, presentan- do obras artísticas que serán creadas el mismo día en que serán mostradas al público. Con una curatoría que cambia las obras a diario para poner otras hechas el mismo día, se resuelve en parte el problema teórico en la definición de qué es lo que entendemos por arte contemporáneo, instaurando una nueva categoría que se rige por la temporalidad y la contigencia de la obra de arte a través de la discusión y de la visualización artística del “ahora”, el arte ultracontemporáneo se instala en la escena artística internacional con una evento propio.

En palabras de la curadora y organizadora de la bienal, Tijana Mišković, “esto va a cambiar la manera en que estamos entendiendo el arte, cuál es el rol del arte en la sociedad”. Además, afirma: “para mí, como curadora, eso es lo más importante: introducir el arte como algo con un rol súper importante en la sociedad, creando debate y un espacio de diálogo, para que lo que pase en el mundo se pueda discutir en el mismo momento en el que ocurre, y no un año después”.

Colonel opina lo mismo. “El ahora es la posibilidad para que el artista diga algo sobre el presente, con la posibilidad de tener un impacto en la sociedad y ge- nerar debate, alcanzando los medios de comunicación masiva, y así a un gran número de personas. Tal vez, se pueda cambiar la opinión pública”, comenta. Thie- rry hace un paralelo entre el periodismo y el arte y explica que: “como un periodista, los artistas pueden llegar con una voz y una visión nuevas que pueden ser muy útiles en el debate público”.

Si bien el arte contemporáneo congrega las obras producidas desde fines del siglo XVIII hasta nues- tros días, éste no sólo se define por su temporali- dad sino que también por su contingencia y por su relación con el contexto de su época. En este pano- rama, el arte contemporáneo se libra de cánones y reglas, dando paso a creaciones que buscan salir del marco de lo común. En particular, dentro del universo de obras contemporáneas del siglo XXI, lo ultracontemporáneo hace casi imperceptible la bre- cha temporal entre los actos de crear y contemplar un trabajo artístico, fusionando el producto con el presente inmediato. Rosaria Iazzetta, artista italiana que ha trabajado el concepto con Thierry Geoffroy, cree que este concepto se separa por completo del arte contemporáneo. “El ‘ahora’ es completamente suprimido del proceso en el arte contemporáneo, porque todo el arte está enfocado en las ventas o en la fama”, dice Rosaria y agrega que: “el arte ultra- contemporáneo le da un sentido correcto al arte. Lo necesitamos, y debemos llevarlo a todo el mundo”.

La Bienal de Copenhague crea una trama en que el acon- tecer se cruza con el hacer, y el quehacer del artista se reúne en el ahora con el observador. Para lograrlo, esta cumbre internacional se construye bajo 3 conceptos: Ultracontemporáneo, Formato Artístico y Arte de Emer- gencia. Cada uno de estos ejes se expresará en distintas plataformas desplegadas durante el circuito de la bienal.

LO ULTRACONTEMPORÁNEO

Todo comenzó el año 1998 con The Moving Exhibition – Ultrafast Exhibition Convivial, muestra pionera con una curatoría que cambiaba las obras en exhibición constan- temente. Luego, la inicitiva se desarrolló en Emergency Room el 2003. Ideado por Colonel, Emergency Room fue una estructura circular instalada en museos en las que las eran reemplazadas por otras nuevas frecuen- temente. Ésta fue una de las primeras oportunidades para que artistas y el público crearan/observaran el arte en tiempo real. La capacidad artística de producir y de mostrar con inmediatez casi absoluta fue lo que se gestó ese año y lo que hoy es la médula espinal del arte ultra- contemporáneo. Tijana Mišković dice que: “lo ultracon- temporáneo es una categoría nueva en el arte que está cuestionando lo contemporáneo. La bienal que estamos organizando es una plataforma en la que se puede reac- cionar el mismo día en que se crean las obras”.

Hartmut Stockter fue uno de los artistas que participó del móvil de Emergency Room. “Me tomó un tiempo entender y apreciar el concepto de Thierry”, cuenta el artista alemán que, “hubo ocasiones en que me sentí un 

poco estúpido haciendo arte para un grupo pequeño de personas, arte que claramente no se relacionaba con nin- gún tema urgente, y agrega que: “por eso, cuando Thierry me invitó a participar, pensé que debía intentarlo”.

Como lo fue Emergency Room, la bienal pretende co- nectar distintos espacios de la ciudad en torno al arte ultracontemporáneo. “En esta bienal, la manera de trabajar de los artistas se basará en la experimenta- ción, en buscar nuevas formas de expresar la realidad de cada día”, comenta Thierry Geoffroy.

EL ARTE DE EMERGENCIA

El segundo eje de la Bienal Ultracontemporánea de Copenhague, Arte de Emergencia, trata con temáticas sociales relevantes que deben ser discutidas ahora, antes de que sea demasiado tarde.

Durante su participación en el Foro Mundial de Bie- nales de Sao Paulo el 2014 –instancia en la que hicie- ron público el proyecto de la bienal– Thierry y Tijana llegaron a la ciudad en medio de una crisis de agua potable. “En ese momento, no había agua en toda la ciudad. Es algo que estaba presente y los artistas podían expresar acerca de eso”, comenta la curado- ra. Situaciones como éstas son las que, para Tijana Mišković, representan una oportunidad perfecta para que los artistas se expresen sobre temáticas cotidia- nas a escala social y política de forma casi instantánea.

La urgencia le es familiar a Rosaria Iazzetta. “Mi sello personal es expresar opiniones y visiones inmediatas, a pesar de que los asuntos en cuestión no sean fáci- les de discutir”, dice Rosaria. “Lo que me importa es comunicarme con las personas y generar conciencia en ellas. Es necesario comunicar al mundo sobre los reales problemas actuales”, afirma la artista.

FORMATO ARTÍSTICO

En sí misma, una pieza que se define como ultracon- temporánea es un desafío para cualquier artista, des- de su concepción como una idea hasta su ejecución. En la búsqueda de nuevos métodos que desafíen los

tiempos de la confección de una obra, los artistas tienen la oportunidad de probar nuevos materiales, formas y conceptos. “Los artistas tendrán que experi- mentar, y eso es bueno para ellos”, comenta Thierry. “Los ponemos en una situación en que no pueden tra- bajar como lo hacen usualmente, y al hacer esto, van adquiriendo una nueva estética”, afirma el Geoffroy.

Una obra de arte no siempre es una pintura, una foto o una escultura, y la Bienal Ultracontepomporánea de Copenhague es la oportunidad para probar nuevos for- matos. Critical Run nació con Emergency Room, como una intervención urbana en que un grupo de personas debaten sobre problemas actuales mientras corren. “Es muy bonito, porque las personas que están participan- do, al tener que utilizar su cuerpo, son más auténticas y directas; este tipo de debates no tradicionales es algo que nos interesa mucho y también es ultracontempo- ráneo”, comenta la curadora Tijana Mišković.

EL DESAFÍO ULTRACONTEMPORÁNEO

Esto es una carrera contra el tiempo. Crear y mostrar el mismo día es un desafío para cualquier artista. Sin em- bargo, Thierry Geoffroy no cree que esto sea así. “No hay ningún desafío, porque es algo muy natural expresar sobre lo que pasa en el momento”, dice el artista. Colonel reafirma su posición con el rol que tienen las institucio- nes ligadas al arte: “el desafío yace en que, las institu- ciones –en que trabajan los artistas– están en contra del ahora; por esto, el desafío no es hacer “arte del ahora”, sino que convencer al mundo de que esto es importante”.

Por un lado, a Hartmut Stockter le tomó 2 semanas de- sarrollar la obra que presentó en Emergency Room. “Fue difícil alejarme de mi habitual método de trabajo. Creo que es difíciI hacer una buena obra si se está apurado”, Hartmut comenta. Por el otro lado, para Rosaria Iazzeta, el arte ultracontemporáneo es la manera en que puede desarrollar su visión cabalmente. “Este arte me da la oportunidad de ser parte de un movimiento que busca la verdad, en cuanto a la necesidad de comunicar al mundo de problemas contemporáneos y reales”, dice la artista italiana y afirma que “este enfoque es lo más cercano a lo que he intentado a hacer durante mi carrera”.

Para Nadia Plesner, artista que comenzó su carrera en Emergency Room, el arte ultracontemporáneo es parte esencial de su obra, por lo que no le ha sido difícil incorporarse a esta tendencia. “Estoy acostum- brada a balancear los ritmos rápidos que se dan en los trabajos en grupo con el modo clásico, lento, de hacer pinturas. Me encanta pasear entre ambas mo- dalidades, y creo que cada uno de esos ritmos mejora el otro y viceversa”, dice Nadia.

Sin embargo, para un artista que suele trabajar con un ritmo lento de trabajo en obras que demandan más tiempo, la idea de crear a alta velocidad puede no resultar atractiva. Para el pintor chileno, Guiller- mo Lorca, el concepto bajo el cual trabaja la bienal resulta incompatible con su proceso creativo. Lorca se mueve entre obras de gran formato pintadas al óleo. “Yo pienso mucho en lo que voy a hacer. Requiero de tiempo, tanto como para idear, como para pintar”, dice el artista. “En ese sentido, el arte ultracontemporáneo –enfocado en lo estrictamente actual– podría llegar a sacrificar la calidad de una obra. En mi caso, sin duda sería así. Yo pinto con óleo, que demora en secar. No me gusta trabajar con otro material”, comenta Guillermo.

PREPARATIVOS

Durante estos meses, Tijana y Thierry se encuen- tran viajando en su tarea de reclutar media part- ners, auspicios y artistas que quieran participar de la bienal. Con un bagaje importante que data del 2008, el arte ultracontemporáneo se ha ganado un espacio en la opinión pública y se ha transformado en una nueva categoría artística. “Estamos creando nuevas disciplinas”, dice Tijana.

La cruza entre la instantaneidad y el arte se consolida- rán en la Bienal Ultracontemporánea de Copenhague, la cual abrirá sus puertas en septiembre del 2017 en la capital danesa. Mientras tanto, artistas como Hartmut, Rosaria y Nadia esperan mostrar sus obras en el evento atentos a lo que pueda pasar. Nadia Plesner resume la tarea de un artista ultracontemporáneo en una frase: “Nosotros no nos preparamos; actuamos”.

Unnecessary Agony Format, de Nadia Plesner en el Formato Emergency Room Ultracontemporáneo, en Hanoi, noviembre del 2011.